Publicidad:
La Coctelera


Categoría: Poetas del mundo

recien miré la luna..parece una hoz en mi cielo...
me pareció ver a Idea..que llegaba a ella..
desgarrada mirando el mundo a su manera..
me pareció ver a Idea soberana..tierna..amada..
cerca del cielo..rodeando la luna
me pareció verla..pero la tengo aqui
entre mil letras.. para recordarla.
Adiós Idea..vuela..y sigue volando...

Prudencio Hernández, abril 2009

17, may

Acerca de vivir...

deseosinfin En: Poetas del mundo



El vivir no admite bromas.

Has de vivir con toda seriedad,
como una ardilla, por ejemplo;
es decir, sin esperar nada fuera y más allá del vivir;
es decir, toda tu tarea se resume en una palabra:
Vivir.
Has de tomar en serio el vivir.
Es decir, hasta tal punto y de tal manera
que aun teniendo los brazos atados a la espalda,
y la espalda pegada al paredón,
o bien llevando grandes gafas
y luciendo bata blanca en un laboratorio,
has de saber morir por los hombres.
Y además por hombres que quizás nunca viste,
y además sin que nadie te obligue a hacerlo,
y además sabiendo que la cosa más real y bella es
Vivir.
Es decir:
has de tomar tan en serio el vivir
que a los setenta años, por ejemplo,
si fuera necesario plantarías olivos
sin pensar que algún día serían para tus hijos;
debes hacerlo, amigo, debes hacerlo,
no porque, aunque la temas, no creas en la muerte,
sino porque vivir es tu tarea.

Sucede, por ejemplo,
que estamos muy enfermos;
que hemos de soportar una difícil operación;
que cabe la posibilidad
de que no volvamos a levantarnos de la blanca mesa.
Aunque sea imposible no sentir
la tristeza de partir antes de tiempo,
seguiremos riendo con el último chiste,
mirando por la ventana para ver
si el tiempo sigue lluvioso,
esperando con impaciencia
las últimas noticias de prensa.
Sucede, por ejemplo, que estamos en el frente,
por algo, por ejemplo, que vale la pena que se luche.
Nada más comenzar el ataque, al primer movimiento,
puede caerse cara a tierra, y morir.
Todo esto hemos de aceptarlo con singular valor,
y a pesar de todo, preocuparnos apasionadamente
por esa guerra que puede durar años y años.
Sucede
que estamos en la cárcel.
Sucede
que nos acercamos
a los cincuenta años,
y que falten dieciocho más
para ver abrirse las puertas de hierro.
Sin embargo, hemos de seguir viviendo con los de fuera,
con los hombres, los animales, los conflictos y los vientos,
es decir, con todo el mundo exterior que se halla
tras el muro de nuestros sufrimientos;
es decir: estemos donde estemos
hemos de vivir
como si nunca hubiésemos de morir.

Se enfriará este mundo,
una estrella entre las estrellas;
por otra parte una de las más pequeñas del universo,
es decir, una gota brillante en el terciopelo azul,
es decir, este inmenso mundo nuestro.
Se enfriará este mundo un día,
algún día se deslizará
en la ciega tiniebla del infinito
-no como una bola de nieve,
no como una nube muerta-,
como una nuez vacía.
Desde ahora mismo se ha de sufrir por todo esto,
ha de sentirse su tristeza desde ahora,
tanto ha de amarse el mundo en todo instante,
se le ha de amar tan conscientemente que se pueda decir: "He vivido".



Nazim Hikmet















































































13, may

De un juglar español

deseosinfin En: Poetas del mundo



Es algo notable cómo, a través del tiempo, hay determinados períodos donde surgen una serie de artistas en diferentes lugares, que marcan una época y después ese fenómeno se va apagando.
La gente de nuestra generación tiene como referencia las décadas del 60 y 70, cuando desde Europa nos llegaron infinidad de compositores y cantantes de un nivel excepcional, que arranca con los Beatles en Inglaterra, pero que tiene toda una movida en los países latinos. En Francia estaban Gilbert Becaud, Johny Halliday, Sylvie Vartan y muchos otros. En Italia se hacía todos los años el Festival de San Remo, que era realmente fantástico, donde participaban Doménico Modugno, Mina, Milva, Nicola Di Bari, Gigliola Cinquetti, Iva Zanicchi, Boby Solo, Adriano Celentano y tantos otros que nos dejaron temas realmente inolvidables.
En España también aparecieron una serie de artistas importantísimos, como Joan Manuel Serrat, Django, Alberto Cortés, que es argentino pero que desarrolla su carrera en la madre patria; Rocío Jurado, Rocío Dúrcal y, entre muchos más, un cantautor de una capacidad increíble para componer canciones realmente hermosas, que han dejado su huella por más de 30 años.
Nos referimos a José Luis Perales, un hombre que además de su capacidad y su inspiración como artista, se destaca por su calidad humana, su natural humildad, virtud de los realmente grandes. Leíamos en una de sus biografías en Internet que "José Luis Perales es el cantante romántico por excelencia. Nació en Castejón, un pueblecito a 50 kilómetros de Cuenca, España, el 18 de enero de 1945, en el seno de una familia cristiana tradicional. Según bromea el autor, nació un día antes, el 17 de enero día de los 'burros' pero su madre decidió registrarlo un día posterior para no ser recordado de esta forma. Es el varón de cinco hermanos".
Como todos los grandes artistas, sus inicios no fueron fáciles y pese a que comenzó a componer muy buenos temas desde muy joven, los productores lo descartaron como cantante, por lo que se dedicó a hacer canciones para otros artistas. La mayoría de los cantantes españoles han cantado sus temas, pero un día alguien lo alentó para que cantara esas canciones y, luego de mucha insistencia, grabó "Celos de mi guitarra". De ahí hasta nuestros días, su trayectoria nos ha dejado infinidad de éxitos que combinan unas letras de gran nivel con melodías realmente buenas, que integran ese grupo de grandes éxitos que disfrutamos siempre.

Y aqui, la letra:

NO RESULTA FÁCIL

No resulta fácil
olvidarlo todo y empezar de nuevo
no resulta fácil
ignorar la huella que ha dejado un beso.

No resulta fácil
cuando se ha querido,
encontrar de nuevo
lo que se ha perdido.

No resulta fácil
no resulta fácil,
despertar el alma
cuando se ha dormido.

No es tan hermoso
ver la luna en la ventana
ni está tan limpio el aire
de la mañana.

Es tu distancia estando cerca
la que más duele
y tu mirada quieta
la que me hiere.

No resulta fácil
destruirlo todo y levantar el vuelo
no resulta fácil
encontrar de nuevo a quien decir te quiero.

No resulta fácil
inventarse un beso,
ni esa playa blanca
que era nuestro lecho.

No resulta fácil
no resulta fácil,
despertar el día con un beso nuevo.

No hay primavera que me arrastre
hasta sus flores
ni cantan en mi huerto
los ruiseñores.

Es tu distancia estando cerca
la que más duele
y tu mirada quieta
la que me hiere.

No resulta fácil
olvidarlo todo y empezar de nuevo.

29, abr

Intimas

deseosinfin En: Poetas del mundo

Yo te diré los sueños de mi vida
en lo más hondo de la noche azul...
Mi alma desnuda temblará en tus manos,
sobre tus hombros pesará mi cruz.

Las cumbres de la vida son tan solas,
¡tan solas y tan frías! Yo encerré
mis ansias en mi misma, y toda entera
como una torre de marfil me alcé.

Hoy abriré a tu alma el gran misterio;
ella es capaz de penetrar en mí.
En el silencio hay vértigos de abismos:
yo vacilaba, me sostengo en ti.

Muero de ensueños; beberé en tus fuentes
puras y frescas la verdad; yo sé
que está en el fondo magno de tu pecho
el manantial que vencerá mi sed.

Y sé que en nuestras vidas se produjo
el milagro inefable del reflejo...
En el silencio de la noche mi alma
llega a la tuya como un gran espejo.

¡Imagina el amor que habré soñado
en la tumba glacial de mi silencio!
Más grande que la vida, más que el sueño,
bajo el azul sin fin se sintió preso.

Imagina mi amor, mi amor que quiere
vida imposible, vida sobrehumana,
tú sabes que si pesan, si consumen
alma y sueños de olimpo en carne humana.

Y cuando frente al alma que sentía
poco el azul para bañar sus alas
como un gran horizonte aurisolado
o una playa de luz, se abrió tu alma:

¡Imagina! ¡Estrechar, vivo, radiante
el imposible! ¡La ilusión vivida!
Bendije a dios, al sol, la flor, el aire
¡la vida toda porque tú eras vida!

Si con angustia yo compre esta dicha,
¡bendito el llanto que manchó mis ojos!

¡Todas las llagas del pasado ríen
al sol naciente por sus labios rojos!

¡Ah! tú sabrás mi amor; mas vamos lejos,
a través de la noche florecida;
acá lo humano asusta, acá se oye,
se ve, se siente sin cesar la vida.

Vamos más lejos en la noche, vamos
donde ni un eco repercuta en mí,
como una flor nocturna allá en la sombra
me abriré dulcemente para ti.

Delmira Agustini poetisa uruguaya